S?bado, 03 de octubre de 2009
Salgo a buscarla y no la encuentro.
Por la noche se que me abandona.
Me deja solo.
Me desvela.
Al amanecer, despuntan esperanzas.
Y ella entra sigilosa
sin que pueda verla
tan solo sentirla un poco
entonces me roba el sueño caído.
Creo que es un fantasma,
tan solo una sombra que no escucha.
Pero no lo es.
Creo que es injusta.
Pero nunca lo fue.
Jugó conmigo
o yo con ella tal vez.
Hace tiempo no escucha,
la he cansado.
Di todo por ella,
tal vez no fue suficiente.
Quizás, la abracé fuerte
y un día la hice añicos.
Pero hay algo que no cambiará,
la amo.
No puedo olvidarla.
No puedo vivir sin ella.
Por eso, tú que me  lees
si la ves rondando
llámala, dile que la necesito.
Dile que la espero.
Dile que aliviará mis dolores.
Dile que me acompañe.
Por favor….
Gracias.
Espero no te olvides.
Un detalle,
no te di su nombre.
Pero tú,
ya sabes quien es
y como se llama.
Su nombre: felicidad,
simplemente,
así con minúscula.
Publicado por sosa608 @ 19:51
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios