S?bado, 10 de octubre de 2009

Todo amanecer es hermoso.
El sol es radiante.
Luego el bello paisaje teñido de hermosos colores se torna el mismo cada día.
Alguna nube amenazante o alguna con formas coquetas adornan el firmamento.
Son nubes. Se las lleva el viento.
El cielo siempre es el mismo.
No importa que colores lo puedan teñir.
La pasión muere, es efímera.
El amor siempre esta en su lugar.
Otra vez los mismos días.
Adornados con palabras hermosas y pocos hechos.
Soy tonto, pero amo.
Más por eso no venderé mi alma. Pues nadie pagará un céntimo.
Por eso solo es una palabra.
A veces un hecho.
A veces una tortura.
A veces es lo único que nos queda en el vacío de los días.
Adornos sobran.
Lo importante es lo de abajo.
Duerme la tarde.
Llama a la siesta.
El día se va volando y nos espera el ocaso.
La puesta de ese sol que renace cada día.
Todo se tiñe nuevamente.
Son ciclos.
El manto oscuro cae sobre nuestros ojos.
Ya no hay colores ni adornos.
Pero si esta el cielo.
Firme igual
No cambia.
Como no cambia mi amor.
No importa el tono que lo cubra.
Por eso miro las estrellas.
Para no estar solo.
Gracias compañeras.


Publicado por sosa608 @ 1:42
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios